Saltar al contenido.

Elige tus batallas

Elige tus batallas

Elegir significa ser selectivo con los problemas, discusiones y confrontaciones en las que te involucras, ahorra tiempo solo para las cosas que importan. Elegir significa comprobar si el otro vale la pena la batalla. Si tienes posibilidades de algún buen resultado, esto significa luchar solo contra los importantes, deja ir el resto. No vale la pena darle la vuelta a todo.

La elección de sus batallas a menudo se equilibra en una delgada línea entre saber cuándo llevar algo más lejos y cuándo alejarse.

Por supuesto, vale la pena defender algunas cosas, pero no todas. La clave está en conocer la diferencia y expresar su preferencia a partir de la intención de crear la claridad que pueda promover el tipo de interacción que apoya el diálogo respetuoso, en lugar de reaccionar de manera que genere una actitud defensiva y oposición.

Este proceso comienza con la forma en que enmarcamos la situación en nuestras propias mentes. Las palabras que usamos para definirlo, ya sean nuestros pensamientos tácitos o expresados verbalmente en voz alta, tienen un gran poder para establecer el contexto para el tipo de comunicación que se producirá. Conceptualizar un encuentro como una “batalla” predispone a cada uno de nosotros a asumir una posición de adversario, ya que las batallas dan como resultado ganadores y perdedores, y lo que está en juego puede ser alto.

Razones para elegir batallas

Defender solo las batallas o creencias importantes que tienes puede llevarte a una vida más feliz. Tus creencias no son necesariamente las de otra persona y eso está bien. Algunas personas simplemente no van a cambiar de opinión.

Puede que no haya una forma perfecta de discutir, pero hay algunas formas de luchar mejor que otras. A veces, la mejor manera de luchar puede ser no luchar en absoluto. Las relaciones saludables dependen de la capacidad de saber qué problemas vale la pena pelear y cuáles vale la pena dejar ir.

Consejos a tener en cuenta

La vida es demasiado corta para crecer tratando de pelear todas y cada una de las batallas. Su nivel de energía y tiempo es, lamento decirlo, limitado, por lo que tendrá que elegir bien. Piense dónde y cuándo quiere pasar su tiempo. Aquí algunos consejos a tener en cuenta a la hora de elegir tus batallas.

  • Lucha solo por cuestiones de enorme importancia. Evalúa las consecuencias de una discusión. Considere algunas preguntas simples: “¿Vale la pena abordar esto?”
  • No reaccione inmediatamente. Espera. Elige el momento adecuado. Mantén la calma.
  • Comuníquese. Presenta el problema. Elija sus palabras con cuidado. Acepta no estar de acuerdo.

Deja ir los problemas no resueltos.

Algunos problemas parecen demasiado grandes para resolverlos. Muchas cuestiones no dependen de ti. No puedes cambiar el mundo. Solo puedes cambiar tu actitud La forma en que miras las cosas. Diste tu punto. Dijiste lo que tenías que decir, ahora detente. Si el problema sigue sin resolverse a pesar de tu mejor esfuerzo, déjalo ir.

El éxito no proviene de no ganar todas las batallas, sino de aprender a dejarse llevar cuando es el momento de hacerlo. Tenga un punto de corte de pérdidas que le diga: “Está bien, eso es todo. Es hora de reducir mis pérdidas y seguir adelante “. Este es el punto en el que sales de la batalla porque has incurrido en tu pérdida máxima y no quieres invertir más tiempo o energía en esto. No pierdas más tiempo más esfuerzo allí. Solo déjalo ir.

Busque ayuda cuando sea necesario

Cuando te encuentras peleando demasiadas batallas, cuando te ves enojado la mayor parte del tiempo. Entonces tu capacidad para elegir tus batallas simplemente no está ajustada. Algo no está funcionando bien. Es el momento de buscar asesoramiento profesional. Muchas veces, un consejero puede aclarar la situación y ayudarlo a tener una vida mejor.

En Estrada Vigil & Medical Group contamos con muchos especialistas que podrán ayudarlo en esta situación, en persona o en línea, con el menor impacto emocional posible. Recuerda que no podemos cambiar la situación por la que estamos atravesando pero sí podemos cambiar nuestra actitud hacia ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Traducir

A %d blogueros les gusta esto: